lunes, 9 de mayo de 2016

¿Película... o libro?

   Antes de comenzar esta travesía entre las diferencias, las similitudes, y los pros y los contras de las películas basadas en libros, me gustaría aclarar que en este artículo, contaremos como libro también documentos gráficos, como son los cómics, o las novelas gráficas.


   Existen infinidad de películas que, probablemente, ni siquiera sabías que están basadas en un libro. Muchas de ellas intentan llevar la historia que se cuenta en el papel a la gran pantalla. Otras, tratan de re-formular, a veces casi por completo, una historia. Y después hay otras, que han intentado representar un libro, con un resultado catastrófico.


   Muchas de las grandes películas que vemos en la actualidad, tienen su origen en los libros. Actualmente podemos encontrar títulos como Civil War, Batman vs Superman, 50 Shades of Gray, y muchas más, pero... ¿realmente han conseguido representar adecuadamente a sus correspondientes libros?, ¿han sido fieles con la historia, o presentan notables cambios?.


   En mi opinión, hacer una película de un libro, es como hacer un remake. A parte obviamente de tener unos buenos actores, es menester tener un director bueno, un director que consiga hacer una buena película de un buen libro.
   El director ha de captar la esencia de aquello que quiere representar, y debe ser, sin lugar a dudas, un fan de aquello que pretende contar, pues si no lo fuera, la historia de la película podría dar un giro inesperado, podría ser inconsistente, e incluso, podría transmitir algo completamente distinto a lo que se desea transmitir.

   Otro factor importante, es la disponibilidad de los autores a ayudar en la elaboración del guión, ayudar en la dirección, y de ayudar en todo lo que sea posible para conseguir dar la misma sensación al ver la película o al leer el libro. Aunque a veces esto sea totalmente imposible.


   Es obvio que una película, cuya duración aproximada llega a los 90min de media, no va a poder abarcar toda una historia, todo un libro, toda una obra. Ahí es donde un buen director y la colaboración con el autor correspondiente, entran en juego para poder llenar esa falta de contenido.



   Puestas estas bases, hay que hacer ahora una reflexión sobre todas esas películas que se han hecho y que se han basado en libros, y pensar si se han hecho bien.
¿Si Tolkien viera la triología que hizo Peter Jackson sobre sus libros, estaría satisfhecho?, ¿si Stephen King hubiera ayudado a Kubrick a hacer "El Resplandor", habría salido mejor, o peor?...


   Podemos encontrar una divertida anécdota relacionada con este tema en la película V de Vendetta. Según su original autor, Alan Moore, la historia que cuenta la película no tiene nada que ver con la historia que cuenta su novela. Por lo tanto, el autor, molesto, pidió que no se le nombrara en los créditos de la película.

   Personalmente, creo que hay algunas películas que, aunque no tengan un contenido del todo fiel al original, han conseguido captar la esencia principal del mismo, y se han convertido en obras maestras. Hay que reconocer sin embargo, que hay otro tanto de películas que no tienen nada que ver con los libros que tratan de representar.

   En mano de cada persona está la decisión final. Qué prefieres, ¿película... o libro?.

(este artículo ha sido realizado con la ayuda de Ana Reimunde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada